Hoy en Santander
Curso de acuarela, para todos los niveles y edades
Migración transoceánica: Línea Norte Santander-Cuba-México-EE.UU
"Conciencia2", selección de fotografías de la Colección Enaire
"Esqueleto de antílope". Huellas de ROA

Agenda AúnaArtes plásticas

Homenaje a Indalecio Sobrino. Año Indalecio Sobrino 2024

Fechas
Del martes, 16/04/2024 al viernes, 31/05/2024

Horario: De lunes a viernes de 9:00 a 21:00 h. Sábados, domingos y festivos de 11:00 a 20:00h

Lugar: Biblioteca Central de Cantabria

Organiza: Consejería de Cultura, Turismo y Deporte

Precio: Gratis.

Indalecio Sobrino nació en 1940 en el seno del Hotel México de Santander donde permaneció la mayor parte de su vida con el intervalo de los años que estudió en Bilbao Ciencias Económicas, más preocupado por las artes que por las ciencias. El hecho de vivir en un hotel que en aquellos años albergaba a la gente del mundo de la tauromaquia, el teatro, el circo, la pintura o la música, fue perfilando sus aficiones que después se transformarían en motivo argumental de su obra creativa. Así como activo participante en tertulias o charlas sobre cualquiera de esos temas.

Aunque ha desarrollado como hotelero labores empresariales que le llevaron a presidir la Asociación de Hostelería de Cantabria durante ocho años, su dedicación fundamental estuvo siempre centrada en sus trabajos pictóricos. Discípulo del pintor Pablo Sansegundo que le abrió las puertas de un sólido oficio, en su obra siempre ha tenido un especial protagonismo la figura humana constituyendo el motivo principal. Así, sus cuadros están plagados de gentes de todo tipo, ya sean personajes habituales en nuestras calles o músicos y bailarines del mundo del jazz, el retrato y el recurso al desnudo como gran desafío del tratamiento del color en la representación del cuerpo humano, la danza basada en las coreografías del Ballet de Alvin Ailey, el mundo del cine, sus series sobre la tauromaquia, con el complemento de los retratos de las principales figuras de una época; antros de diversa índole con los músicos de Jazz enfrascados en su improvisada creatividad; paseantes urbanos mientras reposan en un banco absortos en sus pensamientos, o recurrentes libreros de viejo que plasma en su proceso de metamorfosis con los vetustos ejemplares que les rodean, constituyen la base de numerosas exposiciones individuales, casi siempre con carácter monográfico que ha presentado en la mayoría de las capitales españolas, así como en Francia, Inglaterra o Nueva York, donde se le planteó el desafío de tener que retratar la multifacética personalidad del cineasta Woody Allen.

Lector irredimible, ha querido aportar su granito de arena al mundo del libro, fruto de ello es la publicación de una tauromaquia basada en la recuperación de sus ilustraciones y artículos de prensa, así como aquellos tipos de aquel Santander, una galería iconográfica y literaria de esos personajes que por uno u otro motivo acaban formando parte del paisaje popular de la ciudad.

En la actualidad, con el reposo y serenidad que confiere el paso de los años, sus pinceles se afanan sobre el lienzo en conseguir plasmar el misterio y espiritualidad que rige la vida monástica y transmite esa envolvente luz del silencio.