Hoy en Santander
Cursos de interpretación de Contigo Tres Teatro 23/24
"Bosque de plástico". Huellas del colectivo Zukclub
Escritura creativa. Curso de novela
Muestra libre de acuarela en el escaparate de Cromática

Agenda AúnaArtes plásticas

50 aniversario de la muerte de Picasso: La Flauta doble, La Tauromaquia y Bocetos para Guernica

Fechas
Del jueves, 16/11/2023 al jueves, 29/02/2024

Lugar: Universidad Europea del Atlántico

Organiza: Universidad Europea del Atlántico

Precio: Gratis.

Con motivo de la celebración del X Aniversario de la Universidad y con motivo de la conmemoración del 50 aniversario de la muerte de Picasso, el jueves 16 de noviembre a las 18:30 horas en la sala de exposiciones de UNEATLANTICO, se inaugura una exposición de Pablo Picasso.

La muestra, comisariada por Federico Fernández, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y director de la Obra Cultural FUNIBER-UNEATLANTICO, está formada por tres colecciones del artista: La Flauta doble, La Tauromaquia y Bocetos para Guernica.

La Flauta doble: 15 cuadros. 1967.

Una recopilación gráfica que Picasso autorizó y supervisó, donde se recrean dibujos y acuarelas realizados por el artista desde 1930 a 1955 donde cultiva el desnudo académico sin presentación del órgano sexual masculino ni femenino y con un erotismo propio de la tradición del arte occidental.

Con notable realismo, también recrea a los personajes de la mitología grecorromana, de ahí el título de la flauta doble o flauta de pan del Sátiro (nombre romano) Dios pan, Dios del erotismo al que dibuja, descubriendo el cuerpo desnudo, de una mujer que duerme, y del fauno (nombre que le daban los griegos) que suele representar Picasso como más joven y menos violento, tocando la flauta doble, como lo hace en el grabado realizado en la caja que contiene la serie.

En 1967 Picasso edita esta serie con obras que van de 1930 a 1955, como un testimonio de su trabajo, imaginativo pero académico, con sombras y relieves con la técnica del difuminado clásico.

La Tauromaquia: 26 cuadros. 1959.

Editada por Gustavo Gili en 1959 dentro de la colección Ediciones la Cometa con 26 aguatintas al azúcar y una punta seca de cubierta, ilustrando el libro de Pepe Hillo La Tauromaquia o arte de torear.

La edición tenía una tirada de 263 ejemplares, diez de ellos (los numerados del 3 al 12) se grabaron sobre papel japón antiguo además, de otra impresión de los mismos sobre papel nacarado ¨Molí-Vell¨ de Guarro, una prueba del grabado de la cubierta, sobre papel hilo Guarro, más dos pruebas de dos planchas fuera de serie, una en japón antiguo y otra en papel nacarado. El número 10 de estos ejemplares singulares es propiedad de FUNIBER que lo destina a la difusión del arte español dentro de las funciones de su Obra Cultural.

El fundador de la editorial Gustavo Gili, don Gustavo Gili Roig, hacia 1925 proyectó una edición de alta bibliofilia y como probable obra inicial pensó en editar La Tauromaquia de Pepe Hillo, ilustrada con grabados del mismísimo Pablo Picasso.

Picasso aceptó la idea, antes de 1931, año en que había de empezar la colección, habiendo incluso comenzado a grabar algunas planchas para la obra, pero, diversas circunstancias ligadas a los acontecimientos mundiales fueron demorando el proyecto, que quedó sin ser realizado.

Al cabo de 30 años, en 1955, ya muerto el fundador, su hijo Gustavo Gili y Esteve, retomó las conversaciones con Picasso quien se entusiasmó con el resucitado proyecto y en 1957 en un impulso creativo, tras asistir a una emocionante corrida en la plaza de Arlés, en unas pocas semanas grabó todas las planchas de esta serie excepcional.

La técnica empleada fue, aguatinta a la goma, que permite obtener efectos con gran libertad, por ejecutarse pintando directamente sobre la plancha preparada. Con un estilo sintético y efectivo, con toques vivaces y precisas manchas, dota de equilibrio y movimiento las diversas suertes del toreo, descritas por Pepe Hillo, sin olvidar el legado de La Tauromaquia, de Goya de quien toma referencia en diversas y significativas láminas.

La Tauromaquia de Picasso es distinta en su estilo al resto de su obra, especialmente la dedicada al mundo de los toros y, en su aparente sencillez concentra el virtuosismo en la rapidez y precisión de la ejecución y la máxima expresividad con los mínimos y esenciales recursos pictóricos.

Bocetos para Guernica:

Edición de 42 dibujos preparatorios para la obra Guernica, presentadas sobre papel Museo del Prado - Casón del Buen Retiro. Editados por Philippe Lebaut (París) 1990.

Picasso había comenzado ya su proyecto para el mural de la República española en la Exposición Internacional de París, sobre su clásico tema del pintor y su modelo, pero tras el bombardeo de Guernica, Picasso quiso representar el horror de la guerra encarnado en personajes de su repertorio como el toro y el caballo cargados de simbolismo, incluyendo la representación de las víctimas tal como había hecho Goya en los fusilamientos del tres de mayo, pero dando mucho mayor protagonismo a la mujer madre, desgarrada de dolor por el hijo muerto.

Los estudios preparatorios inciden en esa temática explorando la gestualidad del toro y del caballo, al que retuerce y deforma de forma insistente para alcanzar el mayor dramatismo y expresividad.

En la misma medida transfigura y repite el gesto angustiado y angustioso de la madre con múltiples variantes en el mismo empeño de llevar al límite los rasgos expresivos.

Es reconocible el sello de Goya en el personaje con los brazos levantados, si bien en el caso de Goya es un hombre que se enfrenta a sus verdugos y en Picasso es una mujer que clama al cielo.

También es reconocible el muerto estirado a lo largo de la base y la lámpara en el suelo, iluminando la escena. De hecho Picasso dijo que le hubiera gustado saber qué opinaría Goya de su Guernica.

Galería multimedia